CARTA ABIERTA DE INDIO SOLARI


En relación a la publicado en ésta nota de el diario "La Nación", publicamos una carta abierta enviada a RA por el Indio Solari.

..................................................................................................................................................................................................

 

"Hasta el día de hoy y tratando de proteger la memoria de una de las bandas más queridas por sus seguidores, he callado los verdaderos motivos de la separación artística de los redondos..

Acabo de leer las declaraciones de Skay al medio "La Nación" donde sugiere que dicha separación fué motivada por la intención de "álguien"de apropiarse de la gloria del grupo (nadie puede pensar que fueran Semilla, Walter o Sergio). Además si, como dice, tanto le aportaba el grupo ¿que fué lo que impidió que siguiera con ellos?

Todavía ahora tengo para mí que no se puede arrebatar un éxito genuino.Basta dejar correr un poco el tiempo para que todo quede en claro. Lamento que la alta espiritualidad de Skay,producto de su viaje a Fez, no haya despertado antes de los sucesos que me dispongo a detallar y que son, desgraciadamente, bastante más materiales que las "diferencias artísticas" que en entrevistas anteriores supo esgrimir como los motivos del fin del vínculo.

Los soportes de grabación (audio y video) de todos los shows de los redondos (Huracán,Racing,River etc) quedaron en depósito en casa de Skay porque Poli era la encargada de contratar los servicios que los proporcionaban. Esto nunca me incomodó por que confiaba en una amistad de muchos años.

Un par de años antes del final se me ocurrió pensar que algún motivo (un accidente?) podría hacer que me viera obligado a reclamar ante parientes y desconocidos lo que por derecho formaba parte de mis intereses.

A partir de ése momento, esporádicamente y con más pudor del necesario, pedí se hicieran copias para tenerlas a mi guarda y que a su vez sirvieran de protección.

Siempre coincidieron (de palabra) en que era lo aconsejable. Pero extrañamente, el tiempo pasó y siempre esgrimían una excusa.

La noche definitiva (un rato antes estábamos en un bar hablando con un cronista sobre un próximo show) me puse firme en mi requerimiento y ésa actitud desembocó (ante la negativa) en el rompimiento de la sociedad artística.

Hasta el día de hoy Poli y Skay están sentados sobre ése material, cuya custodia artística he reclamado en silencio público hasta hoy.

Sigo con mis dudas al correr éste velo, pero las declaraciones vertidas por Skay me han obligado"

Indio